browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Un fin de semana en Iguazu

Posted by on June 22, 2015

El fin de semana pasado, fui a Iguazu con muchos otros estudiantes en el grupo. Después de dieciocho horas en un autobús, fuimos al parque nacional y abordamos un barco para viajar cerca de las cataratas. Hacía tanto frío pero era una de las cosas más maravillosas que yo visto. Había un arco iris en el cielo y las cataratas eran enormes. El segundo día nosotros hicimos senderismo y tomamos el tren a La Garganta del Diablo. Nosotros sentimos tan pequeños en comparación con las cataratas y también hablamos como la naturaleza es mucha más poderosa que los humanos.

Me di cuenta de varias diferencias entre Buenos Aires y Iguazu. El paisaje y la economía, por ejemplo, son muy diferentes. En Buenos Aires, las calles están pavimentadas, los parques están bien cuidados, y los edificios son altos porque es un lugar urbanizado. La ciudad está construida verticalmente. En contraste, Iguazu no está muy desarrollado y es más rural. Mucho de los edificios más grandes son los hoteles para los turistas. En un ciudad internacional como Buenos Aires, la economía es más diversificada. Pero en Iguazu, una grande parte de la economía es centrada en turismo. La gente en Buenos Aires también es más cosmopolita – las mujeres llevan zapatos muy altos, por ejemplo. Las personas en la ciudad son más europeas; en Iguazu la influencia de Europa no es muy fuerte o obvia.

Porque Iguazu es una maravilla natural del mundo, hay muchos turistas que viajan en grupos o solos. Iguazu es un fuente del orgulloso por Argentina, una atracción grande por la comunidad internacional, y una máquina importante que mueve la economía porque el turismo es una industria muy lucrativa por algunos. Pero una cosa que me sorprendió en Iguazu fue la pobreza. En Buenos Aires me doy cuenta de la pobreza cuando camino en las avenidas – las personas sin hogar, los mendigos en el estación del tren. En Iguazu también la desigualdad (la diferencia entre los lugares turísticas y el reste del región) es muy aparente. Por ejemplo, cuando nosotros tomamos el almuerzo, había niñas de cuatro o cinco años que vendían recuerdos. Ellas tenían ropa sucia y no tenían zapatos. Cuando vi el imagen de las niñas, pensé de preguntas sobre la distribución de la riqueza y el turismo responsable. Pienso que es injusto que la industria turística gana mucho dinero cada año pero la gente local no se beneficia. Para mí Iguazu fue una experiencia muy memorable, pero también fue una notificación que la gente “marginada” existe en todas partes del mundo.

Screen Shot 2015-06-22 at 8.42.47 PM

Screen Shot 2015-06-22 at 8.42.58 PM

One Response to Un fin de semana en Iguazu

Leave a Reply

Your email address will not be published.